Segunda estancia en la fundación Frédéric Gaillane

Hola, lectores.

Hoy os traigo la segunda entrada de esta sección tan importante para mi a estas alturas. La segunda estancia en la Fundación Frédéric Gaillane. Ahora mismo estoy a dos días de volver a acudir por tercera vez a la clase de entrega e instrucción con mi futuro perro guía y mis compañeros.

El 14 de abril, yo estaba de nuevo en el coche leyendo. Tenía nueves horas de viaje hasta llegar a L’isle Sur la Sorgue. La verdad es que de los nervios, dudo que consiguiera leer demasiado. (Esta vez, como adelanto os diré que estoy leyendo La rueda del tiempo, así que en el viaje no me dará tiempo a aburrirme).

 

15 de abril del 2019

Hoy he llegado a las 8:30 de la mañana a la fundación. Como siempre, primero hemos tenido la presentación. Nos han vuelto a introducir la fundación y sus inicios. Después nos contaron en qué consistirían estos días. Había tres compañeros más: Rémi, Anaís y Wendy.

Cuando los padres se han ido tras dejarnos instalados, hemos comido, ya que aquí los horarios son totalmente diferentes a los de España.

Por la tarde, hemos recordado como se iba a la perrera donde hemos escuchado sonido de patitas y jadeos. También hemos visto las instalaciones más a fondo que la última vez. La caseta donde está el pienso y los comederos, el recinto vallado donde jugaremos con nuestros perros asignados. Los dos accesos al edificio, y lo último y no por ello menos importante, el lugar donde los perros harán sus necesidades.

Antes de cenar, nos han dado el material que usaremos durante la semana y nos han recordado como se le colocaba al perro. Por fin tenía en mis manos arnés, correa y collar de nuevo.

Cenamos y nos fuimos a dormir ya que mañana nos van a asignar a un perro.

 

16 de abril del 2019

Después de desayunar, hemos ido caminando uno a uno hacia la perrera. Para que pudieran comprobar si nos habíamos aprendido correctamente la ruta. Estos días todo es una prueba. Cualquier fallo será decisivo para la decisión de los instructores y eso me pone muy nerviosa.

Me han asignado a una perrita guía llamada Jasty. Es una St Pierre de cinco años.

Hemos trabajado la obediencia y unas pocas órdenes de guía básicas como pueden ser: avanza, hop-hop (Que en esta escuela se usa para indicarle al perro que marque el bordillo o algún desnivel), derecha, izquierda, a la puerta y a la silla.

También nos han explicado como recoger los excrementos del perro. Porque spoiler, somos ciegos pero como ciudadanos tenemos la responsabilidad de recoger los excrementos del perro (Sí alguien tiene curiosidad de cómo lo hacemos, qué lo pregunte). Y finalmente antes de comer nos han dicho como tenemos que alimentar a los perros.

Por la tarde, de mientras que íbamos de uno en uno a dar un paseo por el campo con una instructora llamada Céline, el resto hemos tenido que idear una ruta por la cual teníamos que memorizar para a continuación, darle las órdenes correspondientes al perro y llegar a nuestro destino.

A las 17:00 por parejas hemos ido al recinto vallado a jugar con nuestros perros lanzándole diversos juguetes y media hora más tarde era la hora de que ellos cenaran.

2019-04-17 18.30.11.jpg

(En la imagen podéis observar a Jasty con su comedero de pienso en frente esperando sentada a la órden para poder comer)

 

17 de abril del 2019

Hoy ya es miércoles, lo que quiere decir que estamos en el ecuador de la estancia. Las tensiones se notan cada vez más. Todos estamos muy nerviosos por lo que pueda ser el veredicto final del equipo de instructores y directores de la fundación. Nos han comentado que hay muchísimos niños solicitantes y que solo habrá diez perros este año.

Hoy ha tocado madrugar más de lo que lo habíamos hecho hasta ahora. A las 7:00 estábamos sacando a los perros a hacer sus necesidades, después hemos desayunado nosotros y acto seguido les hemos dado su ración de comida de la mañana.

Cuando hemos terminado, hemos salido a hacer el mismo trayecto que hicimos la última vez que estuve aquí. Primero lo hicimos con un instructor agarrado del arnés haciendo del perro y después con el perro. Estoy notando mucha más exigencia que la última vez en el sentido de que tengo que tener muchísimo más claras las referencias.

Después hemos regresado a comer y por la tarde hemos hecho lo mismo que ayer.

 

18 de abril del 2019

Hoy nos ha costado menos tener todas las cosas controladas a la hora de salir habiendo alimentado y sacado al perro.

Antes de salir, nos ha tocado cambio de perro. Esto lo hacen para comprobar como nos encontramos con perros de diferentes ritmos a la hora de caminar y también de caracteres totalmente contrarios. A mi me ha tocado con el único macho. Loft, otro St Pierre, pero este con la edad de tres años. Antes de irnos hemos hecho la sesión de obediencia.

Por la mañana hemos hecho el mismo recorrido en la ciudad que ayer y he notado mucha diferencia. Tengo más fluidez a la hora de dar las órdenes y me han enseñado como corregir y premiar correctamente al perro. Ha venido a visitarme Inés, la intérprete que vino en octubre. Por motivos personales no podrá acompañarme en esta estancia pero me estoy comunicando y enterado muy bien. Mejor de lo que me veía capaz a mi misma, sinceramente. Así que todo en inglés con las instructoras y los compañeros.

Tras regresar, nos han dicho que íbamos a hacer un trayecto mucho más complicado. Hemos ido a la ciudad de Cabillón a hacer un trayecto que consistía en ir recto en una calle hasta que esta girara bruscamente a la derecha y ahí pedirle al perro que me encontrara el paso de peatones. Seguido teníamos que cruzar otros nueve cruces de cebra hasta regresar al punto de origen. Primero lo hicimos con la instructora y después con el perro.

Me he sentido muy segura y a pesar de que se haya parado a olisquear creo que lo hemos hecho muy bien.

2019-04-18 21.09.33.jpg

(En esta imagen podéis ver a Loft sentado a mi lado. Yo sujeto su correa y estoy en cuclillas a su lado derecho)

 

 

 

19 de abril del 2019

Hoy es el último día y a las 12:30 sabré si soy apta para obtener el perro guía y cuando.

Hemos hecho la rutina de siempre y después hemos vuelto a ir a Cabillón a hacer la ruta de ayer. Hoy nos han dado la oportunidad de hacerlo todo con el perro, y excepto Wendy todos hemos aceptado. Yo me veía muy capacitada y seguirá y lo hemos hecho muy bien. Loft estaba más centrado que ayer. Primero lo hemos hecho al sentido de las agujas del reloj y después a la inversa.

Cuando a las 11:30 hemos regresado, a modo de despedida, mientras les decíamos como nos hemos visto, hemos tenido oportunidad de cepillar parcialmente al perro. A Loft es algo que al parecer no le gusta mucho, pero ha sido agradable de todas formas.

La hora de la evaluación ha sido la más complicada de la semana realmente. Me han comentado algunas cosas que tengo que corregir, pero por lo demás ha estado todo genial. Me han dicho que soy apta y podré ir este año o el siguiente.

El lunes 29 de abril la instructora va a venir a mi casa para ver los diferentes trayectos que tengo que hacer.

 

Esto es todo por hoy. Os puedo prometer que mañana tendréis la entrada (Muchísimo más corta, contad con ello), de cómo fue la estancia de la instructora y que pasó posteriormente para que esté a dos días de ir de nuevo. Esta vez no volveré sola, y eso me hace muy feliz.

Un comentario sobre “Segunda estancia en la fundación Frédéric Gaillane

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s